top of page

OCTUBRE. Basquiat y la vida como experienca creativa

Nuestra actividad de Halloween


Superamos el mes del terror Conociendo la figura de uno de los artistas más importantes de la historia del arte más reciente.

Un artista que cambió la forma de ver el arte del graffiti, influenciado por sus adicciones, traumas en la infancia complicada en general, consiguió destacar un estilo importante que marcó un antes y un después en su obra y reconocimiento social.



Os contamos la historia de nuestro artista del mes, Basquiat, un afroamericano joven y talentoso que vio truncada su infancia y adolescencia por experiencias no superadas que fue arrastrando en su modo de vivir.

Perdido entre las calles de Nueva york, viviendo en casas okupas y llevando su cuerpo al límite consumiendo sustancias dañinas, el arte era lo único que le salvaba cuando tocaba fondo.

Su forma de expresión reunía una mezcla entre el descontento a nivel personal por sus experiencias vividas, pero también de acuerdo a la sociedad en la que vivía. Por ello, junto con su amigo Al Díaz, formaron el grupo SAMO (The SAMe Old shit), con lo que firmaban todos los grafitis que realizaban en la ciudad de Nueva York con colores chillones y personajes inquietantes. El pseudónimo acompañaba también el "mood" en el que ambos artistas se encontraban en relación a todo lo que les rodeaba

– inconformismo, lucha, protesta, cambio-.


Consiguieron que el grafiti, algo catalogado como sucio, ilegal y no artístico diera un giro llamando la atención de la sociedad y de los entendidos en arte. Tanto así que Basquiat salió del grupo SAMO y continuó su carrera artística en solitario, exponiendo en galerías y siendo apoyado por artistas de reconocido prestigio en su época como Andy Warhol.


Y aunque creáis que todo iba cambiando para bien, la vida de Basquiat ya estaba condenada desde muy pronto, la no superación de ciertos acontecimientos desde su infancia le hacía volver a recaer a pesar de que estuviese en la cresta de la ola a nivel profesional. Murió muy joven, con 27 años por sobredosis.

No obstante sus obras siguieron revalorizándose y siendo muy cotizadas en el mercado del arte hasta nuestros días.


Hemos querido hacerle un homenaje a nuestro querido Basquiat tomando de referencia su estilo. Ese toque infantil, colorido y garabateado contrastado con una sensación hostil, vacía y oscura que, sin lugar a dudas, era un espejo de cómo se sentía.

Lo hemos realizado con técnica mixta sobre papel cebolla para dejar pasar un poquito de luz a nuestros cuadros "halloweenescos". Una pequeña metáfora de que sin luz no hay oscuridad y viceversa.




99 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page