top of page

LOS VOLCANES: GENERADORES DE ARTE

Por Mireya Enguix, profesora en Escuela iONA



La naturaleza ha sido una fuente de inspiración para los artistas a lo largo de la historia. Tiene un efecto mágico e hipnótico observarla. Es bella en sus formas sutiles y sensibles, a la vez que peligrosa y brutal, envolviendo al ser humano en algo mucho más poderoso y grande que él mismo, empequeñeciéndolo y otorgándole una perspectiva mucho más amplia y sensible hacia la vida.


Entre los fenómenos naturales más fascinantes y espectaculares se encuentran las erupciones volcánicas, que con gran fuerza salen de la tierra para emerger al exterior con amplitud de colores e impactando también en el ser humano. Las dos erupciones volcánicas más importantes en la historia fueron las erupciones del volcán Tambora, en 1815 y la del volcán Krakatoa, en 1883. Estas erupciones tuvieron una gran repercusión, destruyendo y devastando todo lo que había alrededor, pero, curiosamente, también aportaron un impacto duradero en la apariencia y el color del cielo en todo el mundo. Este aspecto resultó clave para los artistas de la época e incluso para los que pertenecerían a décadas posteriores, inspirando así muchas de sus obras.


Este fenómeno, aunque fue efímero, ha dejado una impresión en la percepción estética de los artistas y ha influenciado fuertemente en algunas representaciones de obras muy reconococidas en la historia del arte. La explosión del Krakatoa en 1883 causó una alteración significativa en la atmósfera, arrojando una nube densa de ceniza que cubrió amplias áreas del planeta . Esta nube, compuesta de partículas en suspensión en la atmósfera, dispersó la luz solar y filtró ciertas longitudes de onda , dando como resultado un espectro de colores únicos hasta ese momento en el cielo. Los testimonios históricos y los relatos de aquel momento describen amaneceres y atardeceres con tonalidades intensamente rojas y anaranjadas que cautivaron la imaginación de los observadores de todo el mundo.


Del mismo modo, la erupción del Tambora en 1815 produjo un efecto parecido en el cielo. Describen un sol azul oscuro y cielos teñidos de tonalidades rojizas y púrpuras, como si la naturaleza se estuviera expresando a través de su propia paleta de colores. Estas erupciones volcánicas no solo dejaron una huella en la memoria colectiva , sino que también influyeron en la percepción y representación del cielo en el arte . Grandes artistas como Turner y Munch se vieron impactados por estos fenómenos atmosféricos.

Turner, conocido por su habilidad para capturar la atmósfera y la luz en sus paisajes, incorporó en sus pinturas la viveza y la inquietante belleza de los cielos post-erupción, añadiendo un matiz de dramatismo a sus obras.




"Barco de Esclavos", William Turner (1840)




Munch, por su parte, experimentó con la representación emocional del cielo , buscando transmitir la angustia y la extrañeza que sentía ante el mundo natural, plasmando en “El grito” la intensidad de estos colores en el cielo."...iba por la calle con dos amigos cuando el sol se puso. de repente , el cielo se tornó rojo sangre y percibí un estremecimiento de tristeza. un dolor desgarrador en el pecho (...) lenguas de fuego como sangre cubrían el fiordo negro y azulado de la ciudad , mis amigos siguieron andando y yo me quede allí , temblando de miedo . Y oí que un grito interminable atravesaba la naturaleza ”

"El grito", Edvard Munch (1893)

Además de estos destacados maestros, otros artistas se vieron inspirados por la belleza inusual del cielo en estos momentos y empezaron a explorar nuevas formas de representar la atmósfera en sus propias creaciones. La influencia de estas erupciones volcánicas en la paleta de los artistas fue una invitación a explorar y experimentar con colores que desafiaban las convenciones establecidas, ampliando los límites de la expresión artística y el realismo en la representación de la naturaleza. Por lo tanto la influencia de estas erupciones ha sido innegable, no solo en la historia del mundo , sino también en la historia del arte . Los volcanes han enriquecido el lenguaje visual con una gama de colores y matices que continúan inspirando a generaciones de artistas. Estos fenómenos nos recuerdan la importancia de la interconexión entre la naturaleza y la expresión humana .

98 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page