DISFRUTAR EL PROCESO


Comenzar un nuevo proyecto, sea del tamaño que sea, siempre resulta excitante. Sin lugar a dudas el resultado final es importante, pero no debería ser lo principal, particularmente lo que me apasiona es el proceso de realización y es en lo que creo que deberíamos centrarnos. Si este proceso se disfruta, lo más probable es que el resultado final sea muy satisfactorio, y si no lo es siempre nos quedará el camino recorrido. Una vez que somos adultos nos acostumbramos a utilizar todo lo que hacemos para llegar a un fin, nos trasladamos para llegar a algún lugar, cocinamos para saciar el hambre o disfrutar comiendo, dibujamos o pintamos para obtener un dibujo u obra final, y parece que el fin al que llegamos es lo único que queda, pero podemos disfrutar tanto o más del camino recorrido, del tiempo que hemos cocinado o del proceso que hemos seguido en nuestro dibujo o pintura.





Otra cosa que entra en juego es la exigencia que nos autoinfligimos. Nos exigimos demasiado, nos nublamos y esto hace que nos frustremos y no disfrutemos del paso a paso. Deberíamos ponernos a dibujar porque nos apetece, no porque tengamos que realizar una obra determinada con grandes pretensiones.


Un gran momento del proceso de creación que podemos disfrutar enormemente son los momentos previos a comenzar. Cuando comenzamos a pensar en una nueva idea, fijarse en el entorno siempre es de gran ayuda, coger ideas de aquí y de allí, posibles materiales, posibles colores, posibles formas que se introducen en el boceto que da vueltas en la cabeza. Internet puede ayudar mucho realizando buenas búsquedas, por supuesto, pero mirar alrededor, ser más conscientes de las tres dimensiones que nos rodean será mucho mas productivo, al tiempo que nos hará estar mucho más presentes estemos donde estemos.


Las ideas en su mayoría, no vienen de cero. Necesitamos puntos desde los que partir, toda idea o proceso ya realizado se ha asentado sobre algo anterior, una cosa nos lleva a la otra, probar, mezclar, experimentar avanzando así en nuestra creación. Coger y utilizar conceptos que estén presentes en la obra de otros y ponerlos a funcionar a nuestra manera, jugar con ellos en otras posiciones o ambientes no quiere decir que lo estemos copiando ni mucho menos.


Pensar, reflexionar sobre lo que vamos a hacer antes de ponernos manos a la obra es un momento clave, hacer bocetos rápidos que nos aporten ideas y frescura es de gran ayuda y harán nuestro trabajo mucho mejor.

Y ahora ponte a ello sea lo que sea que vayas a hacer, y disfruta el camino y sobre todo diviértete.




Jose Luis Pareja Cazorla,

director en Escuela iONA





Fuente imagen:

https://www.wonderment.art/post/we-d-like-to-dispel-a-few-myths-about-process-art

105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo