top of page

CAMPAMENTO 2023

Un viaje en el tiempo por la Historia del Arte


¡Bienvenidos a nuestra máquina del tiempo!

En este campamento de verano nos hemos teletransportado a distintos momentos en la historia visitando lugares en el mundo cuyas civilizaciones han sido, y siguen siendo, de gran importancia a nivel histórico, pero más aun a nivel artístico por la forma cultural en la que expresan sus costumbres y tradiciones. ¡Coge las maletas que nos vamos!


Nos embarcamos en nuestra primera aventura adentrándonos en la cultura del Japón feudal.

Nos inspiramos en el mundo zen mezclado con la disciplina que esta cultura aplica a la forma de vivir. Nuestras actividades de alto nivel de exigencia, han sido realizadas con constancia y calma sabiendo que el esfuerzo recibe recompensa. Hemos realizado la representación de una de las estampas más importantes de Japón, el Monte Fuji. Hemos aprendido una de las bases de la identidad de estos lugares, la técnica del Sumi-e, la cual hemos aplicado sobre papel tradicional de arroz y que también hemos representado en un farolillo los diferentes árboles que identifican cada estación del año. Y para finalizar (no podíamos resistirnos), hemos realizado en 3D un menú de sushi de lo más apetecible.



El segundo destino nos traslada a culturas tribales del Arte Precolombino. Cruzamos el charco para camuflarnos entre las civilizaciones mayas, aztecas e incas. Nuestra misión en este caso, ha sido la de llegar a convertirnos en grandes guerrer@s a través de la superación de diferentes niveles correspondientes a la finalización de cada actividad. Nuestros ídolos, los Tikis, han sido venerados con nuestra danza del guerrero al comenzar cada jornada y a la que hemos ido acompañando con los atributos tribales que hemos ido realizando cada día. Las coronas y máscaras ceremoniales, los calendarios solares en 3D, las representaciones de las famosas líneas de Nazca y por último, el ritual final, una ceremonia precedida por la superación de un juego de emparejar cartas que contuviesen los mismo símbolos (el famoso "Memory") y culminando en la danza final con maquillajes tribales la cual fue de agrado a nuestro Gran Tiki otorgándonos el honor de convertirnos en guerrer@s.




Nuestro próximo destino viajamos por todo el terreno de máximo esplendor del Arte Islámico. En esta ocasión, nuestra misión fue convertirnos en artesanos y obreros a los que se nos había encomendado la tarea de construir la próxima mezquita. Para ello, debimos empaparnos bien de esta cultura, de sus lugares, fauna y flora, de su simbología, religión y costumbres para conseguir los distintos niveles (actividades) para llevar a cabo está importante labor. Por esto, a medida que fuimos construyendo nuestra mezquita, fuimos realizando los diferentes diseños de azulejos decorativos, creamos nuestras alfombras para tapizar los suelos de la mezquita, hacer bocetos imitando las grandes construcciones de arte islámico para interiorizar sus estructuras y estéticas y sus usos. Fue una semana de mucho trabajo, ¡pero lo logramos!



¡Cuarta semana y cuarto destino!

Aterrizamos en la Grecia Clásica. El primer día echamos un vistazo por estas tierras y nos dimos cuenta de que estas gentes son muy deportistas, de hecho, nos cuentan que son los inventores de los famosos Juegos Olímpicos que conocemos hoy en día. También, fuimos a visitar la residencia de los dioses mitológicos de esta civilización ¡El famoso monte Olimpo! Allí, el jefe de todos ellos, un tal Zeus, nosenseñó todo y nos contó la situación que acontecía. Nos pidió ayuda porque unos seres terribles conocidos como Titanes se habían escapado de su prisión y pretendían destruirlo todo y crear el caos ¡No podíamos permitirlo!

Así que nos pusimos manos a la obra y comenzamos nuestra misión para alcanzar las diferentes fases (actividades) que diesen por zanjado este asunto. Cada día luchamos contra un titán diferente y a través de la elaboración de las diferentes actividades y juegos conseguimos derrotarlos y conseguimos medallas.

Los dioses del Olimpo estban tan contentos por nuestra victoria ante los temibles Titanes que nos honraron con la medalla de oro y la corona laureada en agradecimiento y nos dijeron que volviésemos cuando quesieramos ¡Invitados por el mismísimo Zeus! ¡Qué semana más heroica!



Último viaje que hacemos en este mes de campamento y, en esta ocasión, hemos aterrizado en una época mucho más cercana a la actualidad en comparación con los otros destinos de las semanas anteriores.

Aparecimos en nuestro país pero unos 450 años atrás, allá por el siglo XXII, en un periodo artístico denominado Barroco.

Lo que observamos al principio fue que los artistas son los "fotógrafos oficiales" de las familias más adineradas. Se dice, que un tal Velázquez, era tan tan bueno que llegó a convertirse en el pintor oficial de la realeza. Justo estaba pintando en ese momento una de las piezas que más trascendentales en la historia del arte, Las Meninas.

Nos gustó tanto el reconocimiento e importancia que se le empezaba a dar a los pintores que quisimos convertirnos en retratistas por encargo pero tuvimos que practicar mucho y ceñirnos a la estética, normas y costes de los diferentes pigmentos que debíamos utilizar para según qué cosas. Finalmente, nos hicimos con el renombre de ser buenos retratistas, tanto así que nos hicieron un encargo desde las lejanas tierras de Delft. Parece que un tal Vermeer también quiso pintar a esta joven, pero seamos sinceros, los mejores retratos de la joven de la perla los hemos hecho nosotros. ¡Ha quedado encantada! Se le ha caído hasta la perla de la emoción y todo, no os digo más.

Se puede decir, que la semana en el Barroco ha sido pan comido.

El broche final para terminar este gran viaje en el tiempo.



56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page