Niñ@s. Capacidad ilimitada para aprender


En las clases con los más pequeños se combina la enseñanza artística con funciones pedagógicas y aspectos como el respeto por los demás, los turnos de palabra, el cuidado de los materiales, etc. Cada mes introducimos elementos artísticos técnicos y les presentamos artistas para añadir un extra de cultura, un valor adicional a las enseñanzas prácticas del dibujo y la pintura.


Solemos comentarles los datos biográficos más reseñables de l@s artistas, les mostramos vídeos, imágenes, y también les instamos a que escriban tras los dibujos en qué artista se han inspirado para fomentar ese recuerdo y reforzar la experiencia práctica; también con el fin de informar a las familias del trabajo que realizan durante las clases.


Muchas veces me planteo si realmente recordarán algo de lo que mes a mes trato de enseñarles, pero con el tiempo, y a través de conversaciones con las familias nunca dejo de sorprenderme. A veces los niños no expresen si han tenido especial interés en una actividad o artista, sin embargo, he podido comprobar cómo sí se lo transmiten a sus familias o cómo continúan desarrollando su interés en casa, buscando en Google, siguiendo tutoriales de arte e incluso grabando su propio material con su aprendizaje personal.


Por comentar una de tantas anécdotas, hace unos años les introdujimos el Pop Art y los colores planos, y vari@s alumn@s dibujaron a David Bowie y preguntaron por su icónica imagen. Aún recuerdan no sólo su nombre, si no también la anécdota de la pelea que le dejó un ojo de diferente color.





He conocido que piden material artístico para las fechas navideñas o sus cumpleaños, por motivación personal de querer seguir creando y explorando. Incluso recuerdan nombres muy complejos de artistas de países recónditos, y con ello también aprenden de geografía de manera interdisciplinar.


A menudo también recibo gratas sorpresas viendo cómo alumnos con dificultad para establecer lazos emocionales se han integrado con sus compañeros en la clase mediante el gusto común por el dibujo o incluso niños que han cambiado su forma de coger el lápiz y han mejorado su capacidad motora de forma natural, con el simple uso de la observación, sin tan siquiera habérselo mencionado.


Los alumnos captan mucho más de lo que podemos pensar. Incluso cuando parecen estar despistad@s o prestando atención a otras cosas, nunca dejan de sorprender. Como comúnmente se dice, son esponjas, tienen una capacidad asombrosa para asimilar nueva información. Incorporan lo aprendido en la escuela a sus dibujos personales, en su tiempo libre en casa o en sus colegios.


Hace poco volví a fascinarme, con este tema, y es que la madre de una alumna me comentó que a su hija le iba muy bien en clase de sociales porque había respondido a varias preguntas que el profesor había lanzado, y que había aprendido en la escuela de arte. Esta y otras anécdotas me hacen comprobar que aprenden mucho más de lo que nos comunican, mucho más de lo que podría haber imaginado. Much@s compartirán lo aprendido al llegar a casa, otr@s con sus amig@s, otr@s en el colegio y seguramente muchos otr@s retendrán lo aprendido para sí mism@s. Lo realmente importante es que absorban la información que más les motive para llevársela a su propio mundo y darle su valor personal. He aprendido que nunca se puede infravalorar la atención de l@s niñ@s, que cada detalle, por insignificante que resulte, puede estar siendo captado por alguien que no sospechamos y tener gran significado.



Lucía Ares,

profesora en escuela de arte iONA





Fuentes:


Imagen:

https://lamenteesmaravillosa.com/es-verdad-que-los-ninos-son-como-esponjas/



9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo