LA PERCEPCIÓN DE LA BELLEZA


¿Has admirado alguna vez algo tan bello, capaz de embriagar los cincos sentidos en una décima de segundo ? Pues esto es mucho más habitual de lo que pensamos y se llama Síndrome de Sthendal. Al sentir algo de tal magnitud tu cuerpo actúa de forma ajena a tu cerebro y se vuelve incontrolable. El ritmo cardíaco se eleva, sudas, estás confus@, incluso sufres cierto vértigo.


Que yo recuerde, a mi me pasó por primera vez en la cuarta planta del Museo Reina Sofía delante del cuadro de Feito Nº 179 . Nunca se me olvidará. En la Escuela programamos una excursión con nuestr@s alumn@s de entre 6 y 10 años y al pasar por delante del cuadro mi reacción fue tal que absolutamente tod@s l@s niñ@s que venían conmigo en el grupo se quedaron pasmados. Respetaron pacientemente mi momento durante un largo rato, mientras observaban el cuadro intentando descubrir qué se habían perdido, intentando entender porqué yo estaba en ese estado llorando de emoción. Cuando pude despertar un poco de mi pasmo les miré y sus ojos lo decían todo. Tod@s, incluída yo, nos encontramos abrumad@s ante mi reacción, pero l@s alumn@s fueron capaces de entender lo que me había pasado y fue una gran oportunidad para explicarles y contarles todo lo que había sentido y experimentado.




Luis Feito, Nº 179 (1960)



Tras esta anécdota me surge una cuestión peculiar, ¿cómo puede ser que delante de una misma obra artística una persona se quede sin respiración y otra pase por delante mostrando total indiferencia? Cultural y socialmente nos rodean los cánones de belleza, “las modas”...etc. A lo largo de nuestra historia hemos ido cambiando y evolucionando constantemente, se han producido miles de ramificaciones que incluso muchas veces esas "modas" regresan a nuestros tiempos con algunos matices, para luego volver a desaparecer y quizá emergerán de nuevo en años venideros. Todo lo que envuelve al término belleza es muy curioso. La idea de belleza, los conceptos estéticos están en constante cambio y lo que hoy nos parece bello puedo parecernos lo contrario con el paso de los años. Sucede con las obras artísticas, también con la estética puramente física. No podemos atarnos a unas normas o patrones porque en otro tiempo no funcionarán, esto es lo que convierte a la belleza en sublime y emocionante. (Leonardo Da Vinci).


Todo depende de los ojos con los que se mire. Ahí se encuentra la belleza. Puede hallarse en las cosas más pequeñas que te rodean, u oculta y escondida donde menos te lo esperas. Somos seres curiosos por naturaleza, y por ello la búsqueda, la creación y la observación de la belleza son temas que afectan e interesan especialmente al ser humano. Tenemos esas ganas de encontrar recursos que den sentido a nuestra vida. No hay nada más apasionante que experimentar esas emociones que hacen erizarse la piel, poder llorar de emoción, o sentir ese hormigueo en el estómago.




Coral de Rus,

directora artística y profesora en Escuela iONA






Fuentes:


https://www.museoreinasofia.es/coleccion/obra/no-179

111 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo